PROGRAMAS EN VIVO

información: 12:00- 04:00- 0900- 13:00- 16:00 y 20:00 de Lunes a Sábado



Por diferencias con Evo sectores del MAS avalaron la gestión de Jeanine Áñez
El Deber- Las pugnas internas dentro del MAS llevaron a los disidentes del expresidente Evo Morales, en noviembre de 2019, a avalar en la Asamblea Legislativa la gestión presidencial de Jeanine Áñez.

Después de que Áñez asumiera el mando del país, la expresidenta del Senado Adriana Salvatierra, su antecesor Milton Barón, las diputadas Betty Yañíquez y Sonia Brito lideraron una corriente en la Asamblea Legislativa que buscaba cerrar todos los caminos para que la nueva mandataria pudiese gobernar.

La memoria que presentó la Iglesia católica este martes marca esa línea, porque advierte que en el proceso de pacificación hubo dos momentos.

Desde el 14 de noviembre, dos días después de que Áñez asumió la presidencia, hasta el 20, estuvieron en la mesa de negociación la senadora Salvatierra, la diputada Yañíquez, el exprocurador general del Estado Pablo Menacho. Además de los exministros Javier Zabaleta, Héctor Arce y Carlos Romero. Todos del MAS.

Durante esos días, la exigencia a cambio de pacificación, según la Iglesia, era que se expidan salvoconductos para la salida de las exautoridades y que, incluso, se garantice el retorno de Morales.

Las negociaciones no avanzaron, mientras que la violencia aumentaba en el país. La memoria de la Conferencia Episcopal recuerda que el 15 de noviembre se produjeron los hechos de Sacaba y el 19, los de Senkata, con muertos y heridos.

El exsenador del MAS Omar Aguilar reveló que el 13 de noviembre hubo una reunión del MAS, en la que Adriana Salvatierra pasó una instrucción concreta: “Entiendo que coordinaba con Evo Morales, la orden era que todos renuncien, que todos debíamos renunciar de manera inmediata”, lo que recibió una rotunda negativa de la bancada.

El 14 de noviembre, Copa asumió la presidencia del Senado mientras que Sergio Choque la de Diputados.

El 20 de noviembre hubo nuevos interlocutores. Comenzó el contacto del grupo de facilitadores del diálogo con “Copa, Choque y toda la bancada del MAS. Las nuevas autoridades fueron personas abiertas a escuchar y entablar un proceso de diálogo, con nuevas actitudes”, reseña el documento de la Iglesia.

El 21 de noviembre por la noche se instaló el diálogo para consensuar los puntos de la ley para convocar a elecciones, en la sede de Naciones Unidas. Una reunión difícil que terminó en la madrugada. “Fue evidente para los facilitadores de diálogo que existían dos posturas en el MAS: la de las exautoridades y las de aquellos que estaban en funciones”.

Participaron, por parte del MAS: Los exministros Javier Zabaleta, Héctor Arce, Carlos Romero y la senadora Adriana Salvatierra; el senador Omar Aguilar; la presidenta del Senado Eva Copa; el senador Milton Barón; la diputada Betty Yañíquez, el senador Efraín Chambi. En esa reunión, que duró hasta la madrugada, se consensuaron los temas finales de la ley de convocatoria a las elecciones (trabajada por la Comisión de Constitución de la Asamblea Legislativa Plurinacional) y se trató la ley de garantías.

Aguilar remarcó que “estábamos en el intento de recuperar el poder, lo reconozco, creíamos que Eva Copa podía asumir la Presidencia, pero ella dijo que la Policía y las Fuerzas Armadas estaban al mando de Áñez. No teníamos nada a favor, todo en contra, por eso se descartó esa posibilidad, de alguna manera legalizamos la gestión de Áñez porque la Asamblea comenzó a sancionar leyes para que ella promulgue”, dijo Aguilar.

Recalcó que quienes deben decirle la verdad al país son Salvatierra, Susana Rivero y Teresa Morales, porque acudieron a las convocatorias de la Iglesia católica y organismos internacionales, donde conversaron con figuras de la oposición sobre las vías para buscar una salida a la crisis.

“Es un secreto a voces que se había negociado. Se dice que se había negociado la salida de Evo Morales a cambio que Jeanine Áñez asuma la Presidencia. Yo mantengo que hubo una sucesión forzada, tendrá que decirle al país por qué Susana Rivero o Adriana Salvatierra sí se negaron a asumir. Todos saben que mientras nosotros dábamos la cara, muchos estaban bajos sus catres”, agregó Aguilar.

Dos hechos

Como ejemplo, el 20 de noviembre se conoció el texto de la exposición de motivos de la ley corta que anuló las elecciones del 20 de octubre de 2020, determinó designar nuevos integrantes del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y convocó a elecciones generales en el menor tiempo posible.

El texto advertía que la propuesta se realizaba “en cumplimiento al artículo169. I de la Constitución Política del Estado (CPE) que establece la línea de sucesión constitucional presidencial, la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores de la Asamblea Legislativa en fecha 12 de noviembre de 2019, con el mandato de convocar a nuevas elecciones en el plazo máximo de 90 días”.

El documento acotaba que Morales y García Linera “han presentado la renuncia definitiva y solicitaron asilo en México, país que les otorgó y en el que se encuentran actualmente habiendo hecho abandono de sus funciones y provocado la vacancia de las mismas”.

Y tercero, sostenía que la investidura de Áñez surgió de la sucesión constitucional, determinando como objetivo principal de su mandato la convocatoria a elecciones generales del país.

La división dentro del MAS se hizo evidente entonces. Pese a que el documento se difundió por vía oficial, más tarde la senadora Adriana Salvatierra escribió ese mismo día en su cuenta de Twitter: “Es importante aclarar en honor a la verdad que circula un documento falso. La exposición de motivos del proyecto de ley que presentó la bancada del MAS-IPSP es esta. Pido a los medios corregir el dato”.

El 13 de diciembre del mismo año, la entonces presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, reveló que su antecesora Salvatierra contó en una reunión de bancada “que renunció a la presidencia del Senado porque lo único que tenía era a su papá y mamá, que no podía asumir el cargo porque le podían reactivar el proceso por los tractores a su padre. Es una decisión que ella tomó, eso nos dejó cojos a nosotros y hemos tenido que asumir una decisión responsable y madura”, detalló Copa, en entrevista con algunos medios.

La presidenta admitió que hay “diferencias ideológicas” dentro de la bancada del MAS en la Asamblea Legislativa, pero que “eso no significa que no estemos unidos”, reiterando que “toda la población boliviana sabe que hay personas identificadas que tienen posiciones muy radicales, que no le hacen bien al país, una de ellas es Adriana”.

Aguilar recordó ayer que esta actitud salvó la sigla del MAS y señaló que, en determinado momento, el mismo Evo Morales le encargó personalmente que la defienda.

Salvatierra no dio entrevistas para comentar el documento de la Iglesia, solo se manifestó por las redes sociales. “Nunca acepté la Presidencia de Jeanine Áñez, de ninguna manera. Ella asumió en una sesión sin quórum y por tanto ilegal, impidiendo el ingreso de los parlamentarios y reprimiéndonos con violencia policial. Claramente la sucesión constitucional no era su interés”, posteó.

Evo Morales rechazó el informe, calificándolo como un “comunicado político. “Tratan de esquivar su culpa, pero lo que hacen es confesar que fueron cómplices. #ElPuebloPideJusticia”, posteó el exmandatario.

El exministro Carlos Romero, por su parte, dijo a este medio que nada justifica que Jeanine Áñez “usurpó el poder al MAS. Un partido que no había alcanzado ni el 5% de apoyo tomó el Gobierno. La Asamblea coexistió con los golpistas para defender la democracia, en ningún momento avaló a Áñez”.

Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en WhatsApp (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Telegram (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva)

Jueves, 17 de Junio de 2021

Publicidad

Jueves 16 de Septiembre de 2021
14:28:05


Radio Online


Para Buen Entendedor...

Ultima Producción

Avisos

Afiches de Eventos